Aprender experimentando con la Realidad Virtual en las aulas

Aprender experimentando con la Realidad Virtual en las aulas

La Realidad Virtual es una tecnología que existe desde hace unos 60 años. Pero es ahora, en la segunda década del siglo XXI cuando comienza a estar presente en nuestra vida diaria.

La primera aplicación de la Realidad Virtual fue el entretenimiento en forma de videojuego, pero ya es posible aplicarla a la educación de muchas maneras diferentes. Los precios de los equipos descienden y el número de aplicaciones aumenta. La Realidad Virtual se está democratizando y sus ventajas llegan a las aulas.

Las ventajas de la Realidad Virtual en las clases

1. Aumenta el compromiso del alumno con la materia

Desde el comienzo de su uso en educación, la Realidad Virtual ha demostrado ser una de las herramientas preferidas de los alumnos. La inmersión completa en un mundo nuevo y la sensación de estar en un videojuego hacen que los alumnos presten toda su atención y se evitan distracciones. Además, la RV ofrece la posibilidad de experimentar lo que se aprende. Eso es esencial en áreas que requieren conocimientos prácticos, como la anatomía.

2. Los conocimientos se retienen durante más tiempo

Precisamente gracias a su carácter inmersivo, la Realidad Virtual hace que los conocimientos se absorban de una manera más completa y duradera. Como apuntaba Francisco Mora en SIMO Educación 2017, la atención, la curiosidad y la alegría son esenciales para un buen aprendizaje. La Realidad Virtual tiene estas características y las suma a la posibilidad de experimentar con la realidad (virtualmente) y dejarse llevar por el “¿y si…?“.

3. El proceso de aprendizaje se acelera

Gracias a las características arriba mencionadas, la Realidad Virtual convierte el aprendizaje en un proceso más productivo. Podemos aprender más con menos, y en menos tiempo. No necesitamos desplazarnos a un laboratorio, el experimento está en nuestras manos. No es necesario ir a un museo, pues las obras de arte desfilan ante nuestra mirada.

Nos encontramos dentro de este mundo nuevo que nos permite retener todo aquello que vemos, oímos y “tocamos”. Con nuestra curiosidad y la adecuada guía por parte del profesor, el aprendizaje llega a un nivel completamente nuevo y desconocido.

4. El aprendizaje es tan individual o colectivo como deseemos

La Realidad Virtual y el acceso a Internet hacen posible que exploremos el Universo por nuestra cuenta, o que acudamos a lugares de reunión con nuestros semejantes. Un ejemplo es el videojuego Minecraft Education Edition que ya cuenta con su versión para Realidad Virtual. Este juego tiene módulos adaptados para todas las asignaturas, con material y actividades. Ahora podemos acudir en grupo, en la forma de nuestros avatares e interactuar con el juego y entre nosotros de manera natural.

5. Es una manera fácil de desarrollar metodologías innovadoras

La Realidad Virtual es una manera estupenda de aplicar metodologías innovadoras como la Clase Invertida o el Aprendizaje Basado en Proyectos. Los alumnos se ponen sus cascos en casa y se sumergen en el mundo del conocimiento. Preguntan, observan, practican y aprenden.

Después acuden a clase y comentan con sus compañeros la materia y plantean sus preguntas al profesor. De esta manera obtienen lo mejor de la enseñanza presencial en grupo y avanzan a su ritmo en cada materia.

Esta metodología también permite una evaluación mucho más completa y personalizada de cada alumno. Gracias a la RV el profesor el capaz de observar al alumno en su totalidad, como individuo, y no guiarse solo por las respuestas de un examen estandarizado.

 

La Realidad Virtual no es un sustituto de la explicación del profesor ni conforma la totalidad del proceso de aprendizaje. Es un complemento muy útil que debemos aprender a usar. ¿Y tú? ¿Ya has probado la Realidad Virtual? Cuéntanos tu experiencia o tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *