5 mitos de la Clase Invertida

5 mitos de la Clase Invertida

Las metodologA�as innovadoras en educaciA?n tienden a pasar por un proceso de aceptaciA?n complicado. Este proceso incluye desde el duro juicio de los detractores hasta la malinterpretaciA?n por parte de los defensores. Esto hace que se generen una serie de mitos y conceptos errA?neos sobre la metodologA�a en cuestiA?n que dificultan su implementaciA?n. La Clase Invertida tambiA�n ha pasado por este proceso. Por eso hoy queremos hablar de los mitos de la Clase Invertida y de quA� no es Flipped Classroom.

La Clase Invertida NO es:

1. Una serie de videos que ver online

Uno de los mitos de la Clase Invertida mA?s extendidos se basa en pensar que la metodologA�a solo consiste en ver una determinada cantidad de vA�deos online. Una vez vistos los vA�deos se ha transmitido el conocimiento y acaba el aprendizaje. Esto no es cierto, puesto que estarA�amos haciendo exactamente lo mismo que cuando un profesor expone la materia delante de la clase.

La Clase Invertida es una metodologA�a que combina lo mejor de la enseA�anza presencial con el aprendizaje personalizado. Los vA�deos son solo una parte del proceso. Una vez visionados, el conocimiento debe cristalizar en la mente. Esto se consigue a travA�s de la realizaciA?n de actividades y la discusiA?n de los conceptos aprendidos en clase.

2. Un curso online

Los vA�deos forman una parte importante de la metodologA�a de la Clase Invertida. Pero no hay que olvidar que el proceso no se reduce tan solo al visionado. Los cursos online estA?n diseA�ados para transmitir una cantidad de conocimiento de manera unilateral y a todos los alumnos por igual. La Clase Invertida tiene como componente principal la personalizaciA?n del aprendizaje y la guA�a por parte de un profesor.

3. Una clase desestructurada

Una buena parte del aprendizaje de la Clase Invertida tiene lugar en casa. Puede parecer que de esta manera cada alumno avanza en el aprendizaje sin tener en cuenta a sus compaA�eros. Pero de nuevo no debemos olvidar que la Clase Invertida no puede funcionar sin el componente presencial.

Precisamente la mayor de las ventajas de la Clase Invertida es que el tiempo que los alumnos pasan en el aula se destina al debate, a las preguntas y al refinamiento de la materia que cada uno ha trabajado en casa. El profesor como guA�a y los compaA�eros como grupo aportan mucho a la educaciA?n de cada individuo.

4. Alumnos trabajando de manera aislada

Otro de los mitos de la Clase Invertida es que aA�sla a los estudiantes, haciendo que no trabajen en grupo. Nada mA?s lejos de la realidad. Por una parte, los alumnos estA?n permanente conectados con sus compaA�eros a travA�s de la plataforma que se usa para la enseA�anza, como el Espacio Digital Greta.

Por otra, la metodologA�a de la Clase Invertida no descarta los trabajos en grupo, el aprendizaje basado en proyectos u otras actividades que se realizan en equipo. Todas estas interacciones y actividades se encuentran supervisadas por el profesor. AsA� se asegura el buen funcionamiento de la clase, tanto en casa como en el aula.

5. Un sustituto del profesor

La Clase Invertida es una metodologA�a tan A?til e innovadora que es fA?cil caer en la trampa de pensar que el profesor ya no es necesario en el proceso de aprendizaje. Este es un error tan comA?n como grave. La importancia del profesor no se reduce, pero sA� cambia el rol que A�ste desempeA�a en el aula.

El profesor ya no es el punto central de una clase magistral. Ya no posee la totalidad del conocimiento y lo trasmite de la misma manera y al mismo ritmo a todos los alumnos. Ahora el conocimiento estA? al alcance de cada alumno para que A�ste trabaje de manera personalizada.

El profesor se convierte en un guA�a que seA�ala el camino a seguir y presenta las herramientas a usar. Pero es el propio alumno el que lo recorre. De esta manera se consigue que el aprendizaje se experimente en la propia carne y que se saque el mA?ximo provecho el proceso educativo.

 

1 comentario en “5 mitos de la Clase Invertida

Los comentarios están cerrados.