¿Qué es el Aprendizaje Basado en Competencias?

¿Que es el Aprendizaje Basado en Competencias?

¿Y si pasar de curso se basara en las habilidades con las que cuenta un alumno en lugar de las horas que ha pasado en una clase? Esto es posible gracias al modelo de Aprendizaje Basado en Competencias.

Esta metodología tiene como base que cada alumno avance a un ritmo personal. Completar un curso o una determinada formación tiene que ver con demostrar que se han adquirido una serie de competencias, conocimientos y habilidades.

Ya no es necesario estar presente durante las horas lectivas establecidas. No es necesario hacer una gran cantidad de exámenes estandarizados. Gracias al Aprendizaje Basado en Competencias se hace posible la evaluación cualitativa, en lugar de cuantitativa, así como la autoevaluación. De esta manera, cada alumno puede pasar rápidamente por las cuestiones que ya domina e invertir más tiempo en aquellas que supongan una dificultad añadida.

Pero, ¿qué es una competencia?

Podemos definir una competencia como un saber en acción. Es decir, una competencia es la capacidad de usar el pensamiento y los recursos a nuestra disposición para resolver situaciones problemáticas, tanto en el ámbito laboral o académico, como en la vida cotidiana.

El Aprendizaje Basado en Competencias es una metodología muy flexible, que se adapta a las necesidades formativas de cada estudiante. Pero existen tres competencias base que deben estar presentes en cualquier proceso de aprendizaje. Se las conoce como saber conocer, saber hacer y saber ser.

Saber conocer

Esta competencia está relacionada con el aprendizaje de manera independiente y la formación continua durante la vida. Mientras dura el Aprendizaje Basado en Competencias queremos que cada alumno adquiera la habilidad de extraer información, comprenderla y usarla en su sistema como un nuevo conocimiento.

Saber hacer

La competencia de saber hacer se refiere a la adquisición de técnicas, estrategias y métodos para desarrollar una determinada actividad. A la hora de llevar a cabo un proyecto, no es suficiente con contar con información. También debemos conocer cómo usarla para cumplir nuestro objetivo. Esta también es una parte crucial del Aprendizaje Basado en Competencias.

Saber ser

Esta competencia se refiere a las actitudes y valores que adquirimos para intentar vivir adecuadamente en sociedad. Por una parte, saber ser se refiere a habilidades como el liderazgo, la comunicación efectiva o la iniciativa. Pero saber ser también significa usar saber conocer y saber hacer hacia causas buenas y tener el bien de la sociedad en mente.

¿Cuáles son las ventajas del Aprendizaje Basado en Competencias?

1. Flexibilidad y autogestión

El Aprendizaje Basado en Competencias tiene como gran ventaja que cada alumno controla su ritmo de aprendizaje. Usando sus conocimientos previos en diferentes ámbitos, cada estudiante puede dedicar el tiempo que necesita a cada aspecto de la materia. Además, la autoevaluación juega un papel clave en el Aprendizaje Basado en Competencias. Así se consigue una mayor autonomía del estudiante, aumentando también su autoestima y motivación.

2. Consistencia en las habilidades de los alumnos

Gracias al Aprendizaje Basado en Competencias, ya no importa cuántas horas lectivas tiene un determinado curso. Lo que importa es que una vez finalizado, todos los estudiantes tendrán las mismas habilidades y conocimientos. De esta manera se eliminan desigualdades y nos aseguramos de que cada profesional sea capaz de desempeñar su trabajo de la mejor manera posible.

3. Desarrollo de la ciudadanía

El Aprendizaje Basado en Competencias tiene un gran componente social. Una parte importante de esta metodología es la de trabajar los valores y las actitudes sociales mientras aprendemos. De esta manera, queremos formar personas que sean grandes profesionales en su campo y a la vez ciudadanos colaboradores que se preocupan por el bien de sus semejantes. Este es quizás el objetivo más importante y complicado de alcanzar para la educación del siglo XXI.